El diván emprendedor

Emprender es para valientes y hasta los valientes pueden necesitar ayuda. Vos manejás las compras de materiales, los diseños, la producción, las redes sociales, la parte administrativa, ventas, impuestos, las fotocopias de matemáticas de los chicos, el chicle pegado debajo de la mesa, las milanesas, todo, todo, todo. Y eso incluye tus emociones sobre todo lo anterior. Y las emociones a veces te juegan una mala pasada, te confunden, te sacan de eje.

Es momento de pedir ayuda. Te presento a Marcela de El diván emprendedor.

Soy Marcela. Emprendedora, psicóloga, y docente. En ese orden.

Los que me conocen desde hace muchos años, saben que en realidad mi profesión de base fue primero la psicología. Pero  me di cuenta que el gen emprendedor que tanta pasión me despierta, estuvo presente en mi desde mucho tiempo antes.

Descubrí que además de tener mi propio emprendimiento (actualmente Viajantes Blends de té, pero anteriormente también tuve otro junto con mi hermana, de accesorios y bijou) me gustaba ayudar a otros emprendedores, sobre todo cuando los veía frustrados, trabados, temerosos. Me di cuenta que podía captar no sólo los motivos y el origen de aquello que los trababa, sino también ver el potencial que tenían para salir de esa situación y poder llevar adelante su emprendimiento con éxito.

Y es que ¡claro! Los años de estudio no habían sido en vano y el conocimiento seguía allí. La mirada psicológica me seguía atravesando y no la podía eludir.

El origen elusivo del conflicto emprendedor

Entre las cosas que observé, ví que había un hilo conductor: veía emprendimientos hermosos, con ideas geniales, súper creativas, pero que aún así no generaban las tan deseadas ventas (o el volumen de ellas necesario para que el emprendimiento sea rentable). Veía también emprendedoras muy creativas, que iban pasando por distintos emprendimientos, sin asentarse con ninguno, abandonándolos y pasando a otro cuando no conseguían el éxito deseado.

Y la conclusión es, a riesgo de que suene fuerte: “no es el emprendimiento, sos vos”.

Las trabas y obstáculos en este camino al éxito, no se centraban en una mala idea de negocio, en una falla en el marketing, en no tener una tienda online, o no hacer publicidad paga. Sino que tienen su principal origen en conflictos psíquicos y emocionales de cada una. Por ende, trabajando en la resolución de esos conflictos, a nivel personal, las trabas en el desarrollo (exitoso) del emprendimiento se comienzan justamente a a destrabar.

Ansiedad, frustración, angustia, sentimientos de inseguridad e inferioridad, culpa, falta de claridad en el rumbo de sus emprendimientos, son algunos de las síntomas y malestares más frecuentes que presentan (en mayor o menor medida) estas emprendedoras.  Y son las formas en que se manifiestan esos conflictos psíquicos que buscamos comprender y resolver.

Otra de las cuestiones que observé es que muchas emprendedoras que trabajan o trabajaron en algún momento bajo relación de dependencia o en trabajos “convencionales”, funcionan bajo el “chip del empleado”, el cual propone entre otras cosas que “el trabajo no se debe mezclar con las emociones”. Nada más alejado del mundo emprendedor, donde nuestra fuente de trabajo es una creación propia, (muchas suelen definir a sus emprendimientos como un hijo incluso), y por ende está completamente atravesado por nuestras emociones y sentimientos. De manera tal que disociarlas, separar ambas cosas, no es para nada la solución, sino que termina siendo un obstáculo. Por el contrario: aprender a identificar y gestionar mejor  nuestras emociones, será una herramienta importante para contribuir al mejor desarrollo del emprendimiento.

Parece una obviedad, o una frase trillada decir “ Si vos estás bien, tu emprendimiento está bien. Si vos estás mal, tu emprendimiento está mal”, pero es una obviedad a simple vista, ya que esta disociación, esta tendencia a dejar de lado, separar, u olvidarnos de las emociones, es más frecuente de lo que creemos.

Por último, hay algo que me enseño no sólo el estudio de la disciplina, sino también mi propia terapia, algo  que sostengo como una especie de lema, y que también quiero transmitir: y es que todos somos responsables del lugar que elegimos ocupar, tanto en el emprendimiento como en la vida misma. No se trata de ponernos en el lugar de víctimas y darnos con  el látigo cuando algo sale mal, ni tampoco culpar a la “mala suerte”, al “destino”, o a la competencia. Sino que en primer lugar, podemos cambiar la palabra culpa, por responsabilidad, siendo conscientes de las acciones que elegimos, e inclusive de que postura tomamos o como reaccionamos, aún frente a circunstancias externas que escapen a nuestro control.

Para ponerles un ejemplo: el aumento del dólar escapa a mi control. Yo no elegí que suban los precios de las telas que uso para mi emprendimiento pero sí puedo elegir lamentarme largas horas frente al noticiero de turno por no haber comprado las telas cuando todavía estaban baratas; o por el contrario, tomar ese dato de la realidad externa y pensar de qué forma puedo abaratar otros costos, buscar nuevos canales de venta, o promocionar otros productos.

Reitero: no culparnos, sí responsabilizarnos, y empezar a ser más conscientes de nuestras elecciones.

Lo mejor de dos mundos

A partir de todas esa observaciones, finalmente me di cuenta de que estos 2 mundos: la psicología y el emprendedurismo, podían coexistir, convivir y nutrirse mutuamente. Y aún más, que podía seguir prestándole el oído, y brindándole contención a las emprendedoras que acudían a mi en busca de ayuda y guía, pero aportándoles todavía más herramientas para poder conocer el origen de las frustraciones, ansiedades, y angustias que les despierta su emprendimiento.

Ahora, desde el Diván Emprendedor puedo ofrecerles la oportunidad de resolver muchas de ellas, y enfrentar otras de una mejor manera, a través de una psicoterapia para emprendedoras. Si quieren saber más, me encuentran en las redes como @eldivanemprendedor (Instagram y Facebook), o por mail a  eldivanemprendedor@gmail.com

Facebook: https://www.facebook.com/eldivanemprendedor/

Instagram: https://www.instagram.com/eldivanemprendedor/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.